MONTORO FULMINA A LA CÚPULA DE LA AGENCIA TRIBUTARIA

DESDE WALKING DEAD A  LA CAJA DE PANDORAALCALDADA DENUNCIADA POR DÁVIDE EN SU DÍA, SE VE CONFIRMADA POR EL TRIBUNAL SUPREMO
La fiabilidad del registro de la Agencia Tributaria, en dudaArruinado por Hacienda
Hacienda no puede hacer visitas sorpresa sin autorización judicialHacienda analizará redes sociales

 

MONTORO FULMINA A LA CÚPULA DE LA AGENCIA TRIBUTARIA

 
La reforma fiscal que diseñará el comité de expertos incluirá tributos autonómicos
 
Aunque Cristóbal Montoro anunció que no iba a haber más cambios en la Agencia Tributaria tras la salida de la directora, cuyo cese no aparece como voluntario en el BOE, los errores con el DNI de la Infanta Cristina siguen produciendo el baile de cargos en la cúpula de este departamento. De momento, el BOE recogía ayer otros cinco ceses a instancia del nuevo responsable de la Agencia, Santiago Menéndez, así como seis nuevos nombramientos, todos ellos procedentes de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (Onif), su anterior destino.
 
Aunque según fuentes de Hacienda «se trata de relevos naturales», lo cierto es que Menéndez, hombre de la máxima confianza de Montoro, ha cesado a los responsables de los departamentos donde se habían acumulado el grueso de los errores del caso Infanta. Y no parece que sean los últimos, ya que también se prevé cambios en las delegaciones territoriales y en los segundos niveles.
 
Por tanto, además de Beatriz Viana, ha salido de la Agencia la directora de Recaudación, Ana Fernández–Daza. Es sustituida por Soledad García. También ha sido cesada la responsable de Gestión Tributaria, María Ángeles Fernández, y es nombrado para el cargo Rufino de la Rosa. Y deja el cargo la directora de Recursos Humanos, Sara Ugarte. Entra Manuel José Rufas.
 
Además, ha sido cesado Ángel Mariano Serrano, delegado de la oficina de Grandes Contribuyentes, que se encarga de investigar a las grandes fortunas y a las principales empresas del país. Esta oficina recauda uno de cada cuatro euros ingresados en la lucha contra el fraude. Le sustituye Ignacio Huidobro, especialista en fiscalidad internacional y que fue jefe de Gabinete del secretario de Estado de Hacienda, Enrique Giménez Reyna, que cesó por el caso Gescartera cuando Montoro era titular de Hacienda y Menéndez, a la vez, director de Recaudación.
 
También ha cesado el responsable del gabinete del director de la Agencia, Francisco Muñoz, que conservaba el cargo desde la dirección de Luis Pedroche. Le sustituye Daniel Gómez.
 
Por otra parte, Margarita García–Valdecasas, es la nueva jefa de la Onif, que se ha ocupado de casos tan destacados como Gürtel o Nóos. García–Valdecasas ya figuraba en esta oficina como inspectora adjunta en el departamento de inspección financiera y tributaria.
 
Curiosamente, la nueva responsable de la Onif, hermana de la ex ministra de Administraciones Públicas con Aznar y delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García–Valdecasas, fue subdirectora general del Tesoro de la consejería de Economía y Finanzas de la Generalitat en 1983, cuando Pujol presidía el Gobierno catalán. Será la encargada de investigar las presuntas derivaciones fiscales de la familia Pujol y, en todo caso, de Artur Mas, actual presidente, con quien mantuvo una estrecha vinculación personal. Según el libro de Montse Novell, Biografía de un delfín, García–Valdecasas está casada con un alto financiero de la banca privada suiza, pero si la relación con Mas hubiera madurado, el actual líder nacionalista no se habría afiliado al partido de Pujol.
 
Por su parte, Montoro presidió ayer el acto de constitución del comité de expertos que ha nombrado el Gobierno para la elaboración de las propuestas sobre las que se sustentará la reforma fiscal y cuya aplicación coincidirá con el año electoral de 2015. Según el ministro, la reforma afectará también a los impuestos autonómicos, en particular Patrimonio, Transmisiones Patrimoniales y Sucesiones, y los locales (IBI). Sobre esta base, también en 2015, se realizará la reforma del actual sistema de financiación autonómica. Respecto a los demás impuestos, Montoro lamentó que ahora se recaude dos puntos menos de PIB, unos 20.000 millones, que hace 15 años.
 
Fuente: elmundo.es
Fecha: 10/07/2013